octubre 30, 2020

Derivación del hígado en Puppy Pomeranians

Por Roselina

Mientras el cachorro se desarrolla dentro de su madre, hay una probabilidad extremadamente pequeña de que se produzca una derivación hepática en el cachorro. Mientras que un perro es un feto, necesita la ayuda del hígado de la madre para ayudar a desintoxicar sus sistemas.

Los embriones no tienen un hígado funcional hasta cerca del final del período de gestación. Al comienzo de la gestación, una derivación hepática existente naturalmente empuja la sangre hacia su hígado y luego hacia fuera de nuevo donde se dirige directamente a su corazón.

Así que el cuerpo de la madre necesita manejar el proceso de desintoxicación tanto para ella como para el feto. Ductus venosus es el nombre de la derivación hepática que funciona mientras un cachorro se desarrolla dentro de su madre.

Justo antes de que nazca el cachorro, esta derivación debe cerrarse para que el hígado del cachorro empiece a funcionar correctamente por sí solo. Si la derivación no se cierra antes del nacimiento, dejando una derivación abierta, esto se conoce como ductus venoso persistente y el cachorro nace con esta derivación intrahepática del hígado.

Esto ocurre si hay una anomalía genética, lo que significa que la sangre se dirige alrededor del hígado cuando debería fluir a través de él. La derivación adicional también ocurre cuando el cachorro está creciendo en el útero.

Síntomas de la derivación hepática en perros

Hay varios signos y síntomas que indican que puede existir una derivación hepática y que impide que el hígado realice sus dos funciones principales:

  • Distribución de proteínas para ayudar al cachorro a crecer mejor y poseer una respuesta nutricional funcional.
  • Desintoxicación adecuada del cuerpo.

Hay dos tipos de síntomas a los que hay que estar atentos:

  1. Toxicosis. Puede deprimir el sistema nervioso central del cachorro y causar diarrea, vómitos, estupor y letargo. En los casos más extremos en los que no se produce el proceso de desintoxicación y las toxinas atraviesan la barrera hematoencefálica, el cachorro puede sufrir convulsiones y diversos efectos secundarios en el sistema nervioso.
  2. Falta de crecimiento. Si este problema ocurre, es posible que su cachorro no crezca adecuadamente. Su tono muscular puede ser deficiente; puede permanecer de tamaño muy pequeño; dormirá mucho más de lo normal y no se desarrollará tan bien como otros cachorros de su camada. Las razas de perros que son propensas a tener una derivación intrahepática incluyen: Labradores, samoyedos, perros de ganado australianos, perros viejos ingleses y pastores australianos. Las razas de perros pequeños tienen más comúnmente derivaciones hepáticas adicionales y estas razas incluyen: el Jack Russell, Lhasa, Caniches, Shih Tzu, Cairn Terrier, Terrier Maltés y Yorkshire.

Uso de análisis de sangre para detectar una derivación hepática en los cachorros

Diagnosticar la derivación hepática en los cachorros es extremadamente difícil. Si nace muy pequeño, no engorda ni prospera, y tiene problemas visibles con su sistema nervioso central, son indicadores definitivos a comprobar.

Sin embargo, en los casos leves puede ser difícil identificar correctamente si la derivación no es muy significativa. Ciertos análisis de sangre pueden ayudar a identificar la presencia de una derivación. El nivel de nitrógeno en sangre y orina (BUN) del cachorro puede ser bajo (esta es una medida de riñón), así como los niveles de albúmina (una proteína circulante). La AST y la ALT (enzimas hepáticas) pueden ser más altas de lo normal e indican que el hígado ha sido dañado.

Derivación del hígado en Puppy Pomeranians

La principal prueba para determinar si existe una derivación hepática es una prueba de ácidos biliares. El hígado crea estos ácidos y se almacenan dentro de la vesícula biliar que luego los segrega para permitir que su mascota absorba adecuadamente la grasa. Luego son absorbidos por el intestino delgado y regresan al hígado para ser reciclados.

Si el hígado de tu pomerania no tiene suficiente flujo sanguíneo para reciclar los ácidos, su valor puede llegar a ser muy alto cuando se realizan los análisis de sangre. La mayoría de los laboratorios encuentran que los valores de los ácidos biliares son inferiores a 20. Es posible que puedas identificar que hay una derivación hepática en tu mascota porque sus ácidos biliares son más de 100.

Es esencial que el veterinario realice análisis de sangre preanestésicos y compruebe los órganos internos de su cachorro, ya que los cachorros suelen ser castrados o esterilizados cuando tienen seis meses de edad y comprobar que sus órganos funcionan correctamente no es necesario para un cachorro tan joven.

Si su cachorro tarda el doble o el triple de tiempo en recuperarse de la anestesia, el veterinario puede sorprenderse, o incluso sorprenderse, al descubrir que el cachorro tiene una derivación hepática. Si la sangre no fluye correctamente, la anestesia no se puede dispersar adecuadamente porque es el hígado el que procesa la anestesia. Es la peor manera de saber si existe una derivación.

Su veterinario siempre debe ser proactivo y comprobar los análisis de sangre y las funciones de los órganos antes de la anestesia por primera vez. La hepática de su perro debe ser suficiente para hacer frente a la anestesia en cualquier momento.

Pruebas de diagnóstico adicionales detectan una derivación hepática en los cachorros

Otras pruebas diagnósticas son la única manera de saber si el cachorro tiene una derivación hepática y si es intra (en el hígado) o extrahepática (fuera del hígado). Entre ellas se incluyen: Tomografía computarizada, resonancia magnética, ultrasonido, fotografía (prueba del flujo sanguíneo del hígado) y exploración quirúrgica.

Si sabe que la calidad de vida de su cachorro es pobre, entonces es hora de realizar estas pruebas ya que pueden ser costosas. Si su cachorro no está creciendo tan bien como debería, o tiene signos de problemas en el sistema nervioso central, es hora de considerar qué pruebas debe realizar.

Si su salud se está deteriorando hasta el punto de tener que ser sacrificado, es el momento de hacer estas pruebas. Una vez que el veterinario tenga los resultados de todas estas pruebas y sepa cuál es el problema exacto, podrá evaluar si la intervención quirúrgica es apropiada porque es el mejor método para tratar la mayoría de los escenarios de derivación hepática.

Sin embargo, si se trata de una derivación intrahepática, es más difícil de arreglar con la cirugía, el pronóstico no es muy bueno y existe el riesgo de que se produzcan otras complicaciones después de la cirugía. Por otro lado, las derivaciones hepáticas adicionales se pueden arreglar con bastante facilidad mediante la cirugía. Esto puede evitar otras complicaciones y asegurar que su mascota tenga una buena calidad de vida.

Tratamiento de un cachorro de pomerania con derivación hepática

Si su Pom tiene una derivación hepática pero no hay síntomas visibles y es sólo gracias a los análisis de sangre que se sabe que su Pomerania tiene un problema, hay varias formas de tratamiento que se pueden utilizar (aparte de la cirugía).

Hay un número de compuestos herbales que pueden ayudar al cuerpo de su mascota a desintoxicarse. Estos incluyen: diente de león, cardo mariano, acetilmetionina y SAM-e.

También puede utilizar varios remedios de hierbas chinas y otros brebajes homeopáticos para ayudar a su cuerpo a desintoxicarse. Mire la comida que le da a su perro y la cantidad de nutrientes que contiene cada tipo de alimento.

Dieta baja en proteínas para perros con problemas de derivación hepática

Como carnívoros, los perros deben ser alimentados con proteínas para vivir una vida saludable. Su hígado procesa las proteínas, así que si hay una derivación, no puede lidiar con las proteínas que le dan y su dieta debe ser modificada para que coma menos proteínas. No puede seguir una dieta sin proteínas o puede sufrir de hipoproteinemia.

Como le das menos proteína, el tipo y la calidad de la proteína que le das DEBE ser de la mejor calidad, como la carne para humanos. En un mundo ideal, elegir la carne cruda y orgánica como base para sus comidas. Es fundamental que aprenda más sobre lo que constituye la proteína de alta y baja calidad y su veterinario puede ofrecerle consejos en este sentido.

Muchas de las dietas disponibles en el mercado para perros con derivaciones hepáticas contienen un bajo grado de proteínas. Mientras se procesa, el perro seguirá teniendo dificultades para procesar la proteína. La dieta perfecta, si su querido perro tiene una derivación hepática, es una dieta casera. Entonces sabrá exactamente con qué está alimentando a su perro. Hable con un nutricionista de mascotas para obtener asesoramiento experto, así sabrá lo que puede y no puede alimentar a su perro. Si bien la comida debe ser baja en proteínas, también debe satisfacer sus necesidades nutricionales en cuanto a vitaminas, minerales, ácidos grasos y antioxidantes.

Los perros pomeranos con shunts son más propensos a tener cálculos en la vejiga debido a la reducción de minerales en su dieta. Si se le puede dar una nutrición suficiente, se espera evitar ese problema, así como cualquier estrés adicional en sus riñones.

Reflexiones finales sobre la derivación del hígado en Puppy Pomeranians

El nutricionista de su mascota trabajará con usted para diseñar una dieta completa que contenga menos proteínas pero más alimentos saludables para asegurar que viva una vida larga, saludable y feliz, a pesar de la existencia de una derivación hepática que impide que su hígado funcione con una eficiencia del 100%.

no pretende ser un sustituto del consejo, diagnóstico o tratamiento de un veterinario profesional. Siempre busque el consejo de su veterinario con cualquier pregunta que pueda tener sobre la condición médica de su perro. Nunca ignore el consejo profesional o retrase su búsqueda por algo que haya leído en CUALQUIER sitio web.

(Ninguna valoración todavía)
Cargando...